La Oficina en Casa

Usar puntuación: / 4
MaloBueno 

La Oficina en Casa, ¿conviene?, ¿es una realidad?, ¿es un mito?

Hoy día, vivimos en un mundo demasiado activo, ya ahora hablamos de millones de personas en las calles día con día, hablamos de horas pico, hablamos de tráfico.

¿Qué representan estas horas de tráfico para cada uno de nosotros?.

Hablaré de mi caso en particular, ya que desconozco la gran mayoría de los demás: en mi vida laboral, pese a que en teoría el horario laboral es de ocho horas diarias, sabemos que usualmente es un poco más. Mientras vivía en la Ciudad de México, el pensar que tenía que llegar a la oficina a las ocho de la mañana, representaba salir antes de las siete a.m., a esa hora no despertaba aún mi hija y difícilmente mi mujer; al medio día, pese a que tenía dos horas para comer, el viaje de ida y vuelta por el tráfico me llevaría poco más de dos y media horas, y la salida entre las seis y siete de la tarde, representaba que llegara cuando mi hija ya estaba dormida o a punto de dormir… ya ni pensar en ir al teatro, al cine, de compras, en fin… o trabajaba o vivía.

Ahora que radico en Puebla de nuevo, la situación es similar aún cuando no es ni por mucho tan extrema.

En alguna ocasión, platicando con un jefe al que estimo mucho, me comentó que su sueño sería vivir en Cancún, pero que su gran impedimento era el tener que asistir a la oficina, el mío a mis secretos era poder disfrutar de mi familia unas cuantas horas al día. De esta plática resultó la sugerencia: ¿ y por qué no te vas?, puedo habilitarte todos los accesos al sistema de la empresa, puedo montar cámaras en todas las sucursales, que puedes monitorear desde cualquier lugar del mundo y puedo implementar un sistema de vídeoconferencias con el que puedes hablar frente a frente con todos tus empleados, puedo también configurar un servicio de telefonía por internet que cuesta muchísimo más barato que hablar por línea convencional de teléfono, mismo que podemos utilizar para comunicarnos en toda la empresa y de esta forma dejamos las líneas libres para que cuando llamen los clientes no encuentren la línea siempre ocupada.

Al final se decidió y me dijo “hazlo”.

Pues con esto, descubrimos que todos los ejecutivos de la empresa podrían trabajar desde su casa, reduciendo considerablemente el espacio necesario para oficinas, ya que solo necesitaríamos tener una sala de juntas y un par de oficinas para uso común, que usaría quien anduviera ocasionalmente perdido por la oficina.

La comunicación se volvió mucho más eficiente, ya que mientras sepas que la otra persona está ahí, fácilmente te sientas a platicar y te desvías de los objetivos de la empresa, por el contrario, si no la tienes ahí, le marcas y hablas lo que necesites hablar, ni más ni menos.

El hecho de saber que por todos lados había cámaras, obligaba a todo mundo a hacer su trabajo, ya que desde cualquier lugar del mundo, incluso desde su celular, los jefes podrían ver lo que estamos haciendo.

Naturalmente cualquier ejecutivo de nivel medio en adelante, tiene en su casa una computadora, una línea telefónica, una conexión a internet y una impresora, lo cual representa para la empresa una considerable reducción de gastos, para los ejecutivos, cero gastos de traslado, cero gastos para comer en la calle, por lo que el dinero recibido por su trabajo rinde muchísimo más, y el trabajar en su casa no le representaba gastos adicionales a los que ya tenía que pagar desde antes. Con las grandes ventajas de poder desayunar, comer y cenar con la familia. Esto mejoró notablemente el ambiente laboral, cuando los ejecutivos teníamos que vernos para platicar nos citábamos en algún café intermedio entre las casas de los implicados y trabajábamos super a gusto, en un ambiente lindo, como dos grandes amigos compartiendo viejas historias.

Cuando teníamos que discutir un documento, una presentación, o algo similar, lo hacíamos vía remota cada quién desde su casa con el sistema de la vídeoconferencia, sin problema alguno. Era muchísimo más fácil acordar una hora, ya que lo podíamos hacer en cualquier momento desde donde estuviéramos.

En resumen, la empresa redujo costos, aumentó su productividad, redujo considerablemente la rotación de personal, mejoró impresionantemente los tiempos de respuesta y aumentó notablemente las utilidades. Los empleados mejoraron su calidad de vida, ganaron tiempo con su familia, redujeron sus jornadas laborales, sus terribles traslados por la ciudad y su poder adquisitivo.

¿Fue difícil?

Al principio, la adaptación, el acostumbrarte a trabajar junto a alguien que está a varios kilómetros de distancia, sí, cosa de una semana solamente, luego todo mundo agarró el ritmo y la transición sucedió sin la menor complicación.

¿Qué problemas puedo enfrentar al implementar algo así?.

El primero y más relevante, es la falta de conectividad por fallas en el servicio de internet. Esto lo resolvimos contratando planes de celular con paquete de datos, así podíamos usar el internet del celular en la computadora y retomar la conectividad, realmente los tiempos que falla el internet son muy cortos, vaya, en el caso más extremo no pasará de un día y siempre hay un cyber café a la vuelta de la esquina, sin dejar a un lado que aún hay oficinas y, en un caso como este, podremos asistir a la oficina.

Otro factor importante, serán las distracciones de casa, esto se resuelve simplemente con un poco de disciplina: al final tengo que cubrir un horario de trabajo, ya que me están pagando por ello, y si me están otorgando la confianza de que trabaje desde mi casa, lo menos que puedo hacer es comprometerme a hacer bien mi trabajo, que inclusive hago con más gusto, creatividad y entusiasmo. Seamos realistas, en casa habrá 4 o 5 personas que nos pueden distraer, en una oficina siempre habrá muchísimas más. Cuando estamos en casa, estamos relajados, tenemos más ideas y mejor oportunidad para desarrollarlas, podemos poner la música que nos agrada, en fin… se trabaja con mucha libertad.

Uno más, al trabajar vía remota, se pierde gran parte de la comunicación gestual y corporal, las reuniones de trabajo no son tan sencillas, cosa en la que la webcam ayuda bastante, y esto combinado con el invitar al compañero de trabajo a tomar el café queda completamente superado.

El trabajo desde casa, es un desafío, que para la gran mayoría de las personas, está compensado por las ventajas que tiene.

En espera de que el artículo haya sido de su interés, quedo de todos ustedes:

atentamente,